Patrimonio y Agua

Puente de Rábade

Puente de Rábade

En A Terra Chá abundan los elementos de la arquitectura civil vinculados a los ríos, como los puentes de origen romano o medieval que cruzan el Miño y que todavía están en uso, como la “Ponte Vella de Rábade”. Es un puente histórico que data de los siglos XIV-XV y fue construido con losas de esquisto, Los 9 arcos ojivales (seis antiguos y tres nuevos) que lo conforman le otorgan gran belleza a pesar de que ser remodelado. Sirve de paso a la antigua carretera Madrid-A Coruña.

Son frecuentes también ver en las orillas de los ríos de la cuenca alta del Miño, las construcciones tradicionales como molinos y “mazos” (herrerías) que aprovechaban la fuerza del río para su funcionamiento. Otro de los vestigios de la arquitectura popular ligada al río que se puede encontrar en el entorno del río Miño son los “caneiros”,  que se construían con el fin de desviar agua del río y que eran aprovechados por los pescadores de anguilas.

El “batuxo” es otro de los símbolos de la Reserva de la Biosfera de “Terras do Miño”. Son pequeñas embarcaciones de madera de fondo plano que eran utilizadas para poder moverse por el río con ayuda de una pértiga y llegar a zonas poco accesibles.  Se utilizó habitualmente para el transporte de pequeñas mercancías (leña, hierba, cereales) y para pescar anguilas.

Destacan en el paisaje de esta comarca las casas hidalgas y las altas torres de defensa, como la de Caldaloba, en Cospeito, o las fortalezas medievales de Outeiro de Rei, Taboi y Sobrada. Abundan los restos arqueológicos como los castros de O Castedo y O Castro, los castros de Candai, Monte Mayor, Os Picos do Castelo y Astariz.

 Fuente mineromedicinal “Alligal de Codesido”

La Charca del Alligal es una fuente de aguas medicinales que brotan burbujeantes del suelo arenoso a una temperatura de 23º C. Esta surgencia natural se encuentra en la parroquia de Codesido (Vilalba). Por las características medicinales de esta agua bicarbonatado-cálcicas, su tratamiento está recomendando para problemas reumáticos y para dolencias crónicas de la piel. Por ello, en los años 30 la charca natural fue sido convertida en una piscina de piedra, aunque ha sufrido varias remodelaciones. Actualmente la piscina alcanza unos 30 metros de diámetro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s